Mamá, ¡ya salgo!

Cuando nace un bebé, siempre preguntamos a la madre cómo está y cómo ha ido. Sin embargo, rara vez nos preguntamos cómo lo ha vivido el bebé. Él o ella no puede respondernos, pero más o menos ya podemos saber cómo se prepara y cómo vive el parto.

En primer lugar, el bebé se alimenta bien para soportar el esfuerzo del parto. Después, será quien ponga en marcha el mecanismo. Para ello, modificará de forma drástica el equilibrio hormonal de la madre disminuyendo repentinamente los estrógenos y la progesterona. Por otro lado, aumentará las prostaglandinas y las oxitocinas.

Aunque no podemos asegurarlo, parece que as primeras contracciones, en vez de causarle dolor al bebé, las podría vivir como un suave y delicado masaje por todo el cuerpo.

Una vez iniciadas las contracciones, el bebé se prepara para salir adoptando la denominada posición fetal. Inclina la cabeza, apoya la cabeza en el pecho, encoge piernas y brazos y aprieta los puños. Mientras tanto, las contracciones seguirán preparando el cuello del útero.

Cuando la dilatación es casi completa, el feto apoya la cabeza en el cuello del útero, lo que suele provocar la ruptura de la bolsa que contiene el líquido amniótico. Ahora, tendrá que bajar hacia la pelvis y buscar la salida.

ubicacion-parto

Gira sobre sí mismo y se deja empujar sin oponer resistencia. Los empujones de la madre se realizaran durante las contracciones, que a su vez le ayudarán a vaciar los pulmones de líquido amniótico.

En cuanto nace, una de sus primeras reacciones es el llanto. Totalmente normal, ya que debe afrontar un montón de nuevas sensaciones.

www.abcpedia.com

Deja un comentario