Mamá y sexy

Durante el embarazo nuestro cuerpo sufre notables cambios, esto desde luego es obvio pero no por eso debemos dejar de ser “mujeres”. Muchas mamás confunden estos términos, el hecho de convertirse en futuras mamás las hace dejar de lado otras prioridades tan fundamentales como sentirse guapa, sentirse mujer.

Muchos kilos se nos vienen encima y a veces a las mujeres les cuesta reconocerse en el espejo y ver más allá de esa barrigota. Muchos hombres suelen echar de menos a la mujer sensual que algún día los conquistó. Y no solo ellos la echan de menos, sobre todo las mamás cuando pasan por alguna vitrina y ven esos modelos de las nuevas colecciones imposibles de usar en esta etapa.

Pues bien, no todo está perdido, más bien todo lo contrario. El cambio empieza por dentro y se refleja por fuera. Comenzar a sentirse atractiva y tan o más sexy que antes será el principio de una imagen que nos hará estar más en contacto con nosotras mismas. No hay que descuidarse por el hecho de estar embarazada. Buscar vestimentas apropiadas pero no necesariamente esconderse bajo enormes vestiduras que nos convierten en tiendas de campañas.

Pintarse, peinarse y verse en el espejo a la mujer que queremos y salir a la calle con una sonrisa sabiendo que estando embarazadas se puede ser totalmente sexy.

Deja un comentario