Mamá no me quiero bañar

bano

Uno de los momentos más difíciles del día para algunas madres es la hora del baño, en la que literalmente tienen que luchar con sus pequeños para que estos entren a la bañera. La idea es no obligar al niño de mala manera a que se bañe, ya que le estaríamos creando un trauma ante algo tan normal e importante como la higiene personal. Es allí cuando entra a relucir el ingenio.

Una buena manera de que el pequeño de interese en bañarse es hacer que bañe a un muñeco en la misma bañera que usa él, así se sentirá más familiarizado con ella y más proclive a aceptarla.

Los productos que utilizamos también juegan un rol importante. Muchos chicos tienen miedo del lavado del cabello porque el shampoo les hace doler los ojos. Hay productos desarrollados especialmente para niños que no producen dolor ni irritación en los ojos, además tienen un olor y sabor agradable en caso de que el pequeño trague un poco por error.

La decoración puede ser importante. Un cuarto de baño adaptado para los chicos puede ser estimulante. Imágenes de sus personajes favoritos, toallas con motivos infantiles, juguetes para la bañera. Si lo hacemos de la manera adecuado nuestros hijos esperarán con ansias la hora del baño.

Deja un comentario