Malformaciones

Es indudable que, cuando estamos embarazadas, puede ocurrir el caso de que se produzcan problemas en el feto o que éste no se desarrolle como es debido en el vientre materno. Algunas veces las malformaciones son "normales" dentro del gran abanico de posibilidades como puede ser el que le falte un bracito o un pie, o incluso un dedo, malformaciones que, bueno, son tristes porque esperas que tu hijo salga sano y bien y el que le falte algún miembro te puede llegar incluso a deprimir.

Pero otras veces esas malformaciones son mucho más graves llegando a los casos que vemos por televisión o que aquí os mostramos.

 

En estos casos los padres, mientras el bebé está en el vientre, pueden tomar la decisión de abortar o no aconsejados por el propio doctor que controla el embarazo. Es una decisión muy difícil de tomar porque muchas veces, cuando has puesto todo tu deseo y esperanza en el bebé, tener que abandonar por una malformación, puede sumirte en una depresión bastante fuerte. Pero debemos tener en cuenta que es el deseo y el derecho a una vida digna lo que ha de primar antes que nuestro propio deseo.

A veces los padres de niños con deformaciones solicitan ayudas para que sus hijos sean operados a fin de que intenten llevar una vida "normal", dentro de lo que cabe… Pero otras veces, por creencias religiosas, esas ayudas no se solicitan porque lo ven como un "don divino". De una u otra forma hay que mirar por el futuro del niño, por su integración en una sociedad donde los diferentes son atacados sin pudor.

Deja un comentario