Los vínculos de la amistad

Los amigos son parte importante de la vida de todas las personas. Los niños y niñas los traen a casa para hacernos partícipes de lo que tienen y de cómo viven. Pero es también un modo de buscar que los aceptemos. Cuando esto no ocurre, evitan traerlos, pero no dejan de verlos.

En cualquier caso, siempre es conveniente conocerlos. En la pubertad y la adolescencia, necesitan amigos y se identifican con ellos para hacer ensayos de cómo manejarse en el mundo. Cuando los llevan a casa, nos enseñan sus elecciones y éstas se deben respetar. Sentirían que no somos justos si no lo hacemos.

www.ojodigital.com

Las relaciones de camaradería son un signo de sociabilidad y de integración satisfactoria en el grupo. El amigo o amiga íntima sirve para conocerse mejor, apreciarse y hasta para aprender a enfrentarse a dificultades y luchar por resolverlas. Ser sociable implica poseer recursos psicológicos para encontrarse bien con los demás. Estos niños y niñas son leales con los demás y respetan las reglas del juego, por eso tienen amistades. Por lo general, son curiosos y tienen muchas ganas de vivir.

Por otro lado, si cambia muy a menudo de amistades no hay que reprocharle su inconstancia, sino alabar la capacidad de crear nuevos vínculos. Con el tiempo, sus amistades serán más duraderas.
Además, no se debemos hacer responsable nuestro hijo o hija de lo que hacen sus amigos o criticarles cuando se han ido. Los y las adolescentes son muy sensibles hacia lo que se dice de sus amistades. Conviene evitar hacerles reproches.

Deja un comentario