Los primeros pasos

No hay nada tan emocionante como ver a tu bebé dar sus primeros pasos. Un día lo ves de pie, cogido del sofá, quizás apoyándose a lo largo de él, y al siguiente lo tienes trastabillando hasta llegar a tus brazos. A partir de ahí no habrá quien lo pare y empezará a dejar atrás su más tierna infancia. Los primeros e inseguros pasitos de tu niño serán su primer gran paso hacia la independencia.

Durante el primer año, el bebé está muy ocupado desarrollando su coordinación y fortaleciendo los músculos de todo el cuerpo. Aprenderá a sentarse, darse la vuelta rodando en el suelo y gatear antes de dar el paso siguiente: ponerse de pie y quedarse erguido. A partir de ahí es cuestión de ganar confianza y equilibrio. La mayoría de los bebés dan sus primeros pasos entre los 9 y los 12 meses, y andan bien para los 14 ó 15. No te preocupes si a tu hijo tarda un poco más de tiempo. Hay muchos niños totalmente normales que no andan hasta los 16 ó 17 meses.

A medida que el bebé aprenda a levantarse y a colocarse erguido, quizás necesite ayuda para volver a bajarse. Si se queda atascado y llora para que vayas donde él, no lo cojas sin más y lo sientes. Enséñale cómo doblar las rodillas para que aprenda a sentarse sin caerse de bruces y deja que lo intente solo.
Puedes animarle a andar colocándote de pie o de rodillas ante él y extendiendo las manos. También puedes coger sus manitas y atraerlo caminando hacia ti. Probablemente le guste algún juguete para empujar que él pueda sujetar mientras camina.

Deja un comentario