Los peligros de no inmunizar a nuestros niños

En varios países se han alzado algunos movimientos que llaman a los padres a no vacunar a sus niños, aduciendo como razones de que se trata de un negocio de los laboratorios o que las reacciones secundarias que pueden provocar, pasan por sobre sus beneficios.

vacuna No pueden estar más equivocados. Es gracias a la introducción de las vacunas que el ser humano ha logrado vencer enfermedades que antes eran tan comunes como mortales; Tos Ferina, Sarampión, Rubéola, Poliomielitis, etc. Hoy dichos males están erradicados de la mayoría de los países desarrollados y en proceso de hacerlo en otros.

Pero un niño que no es inmunizado según lo indica el calendario elaborado por médicos especialistas en cada país, no sólo arriesga su salud, sino que también la de otros chicos y adultos con los que está en contacto, ya que gracias a esa práctica lograron que muchos virus controlados mutaran, enfermando a niños que, por su edad, aún no han recibido ciertas vacunas y a personas que por alguna causa están más sensibles a padecerlas. Excelentes ejemplos son el sarampión en los menores de un año y la rubéola en las embarazadas.

El calendario de vacunación, cubierto por los planes de salud del gobierno, debe ser una prioridad de los padres en el cuidado y planificación de la prevención de enfermedades en el niño. Si los padres lo desean o el pedíatra lo recomienda por alguna razón especial, también existen vacunas contra otros males como la hepatitis (A y B,) y campañas especiales de inmunización ante virus de temporada (gripe.)

Seamos responsables no sólo con nuestros hijos sino que con el resto, dejando de lado creencias falsas. La mayoría de las vacunas sólo provocan un pinchacito en el brazo y quizá un pequeño malestar que se va con los días, trayendo consigo beneficios para el resto de su vida.

Imagen: Club Madres

Deja un comentario