Los ojos en los niños

Cuando se da a luz parece que los padres pensamos que ya ha pasado la espera, la ansiedad del embarazo y del parto, pero es al contrario, la espera de que nuestro hijo crezca, de sus primeros pasos, hable (nos llame mamá o papá),… Eso es tiempo que hay que esperar pacientemente.

Una de las cosas que más se preguntan los padres cuando ven por primera vez a su hijo es sobre el color de ojos del pequeño. En los recien nacidos, el iris (donde se encuentra el color de los ojos) es más claro que el que tendrá en unos meses debido a que todavía no está pigmentado (todavía no le ha llegado la melanina a esa parte).

Para quien quiera saberlo, el color de los ojos dependerá de ese pigmento, cuanta más melanina le llegue más oscuros tendrá los ojos, por el contrario, si el pigmento es escaso, los ojos serán azules.

También esa diferencia de colores se debe a factores genéticos. Si tiene dos padres con ojos negros lo más normal, salvo que haya casos (antepasados o familiares) que los ojos del pequeño también sean negros.

En cuanto a cuándo es definitivo su color, los pediatras estiman que, entre los 6 meses y el primer año de edad del pequeño sus ojos toman el color definitivo para toda su vida.

Una cosa sí tenemos que tener en cuenta y es que el color de los ojos no se puede cambiar cuando el bebé ya ha nacido y el utilizar productos para hacer que nuestro hijo tenga siempre el color de ojos de recién nacido es imposible, amén de, en caso de utilizar esos productos, poder producirle daños que pueden llegar a ser irreparables.

Deja un comentario