Los niños tartamudos

Seguramente todos tuvimos en nuestra infancia a un compañerito tartamudo, quien era objeto de burlas por parte de la mayoría de los chicos.

La tartamudez, es un trastorno del habla que se caracteriza por la dificultad de juntar silabas para armar palabras. Se tiende a presentar alrededor de los dos años de edad, y es mucho más frecuente en niños que en niñas. Si bien aproximadamente un 20% de los chicos sufrirán en algún momento de su crecimiento este trastorno, sólo un 1% lo padecerá en forma crónica.

La dificultad para armar palabras no es el único síntoma de la tartamudez. Los chicos también pueden presentar un ritmo demasiado lento al hablar, problemas en el tono del habla, dificultad para mantener una respiración adecuada al elaborar palabras o frases, temblores y nerviosismo al intentar expresarse.

No existe una causa determinada para explicar porqué se produce, aunque los factores sicológicos tienden a influir. Los padres no debemos presionarles indicándoles que hablan mal, o que padecen de un problema. Podemos predicar con el ejemplo, reduciendo la velocidad en la que hablamos, pronunciando mejor las palabras, ayudando a que el chico se exprese más y utilizando frases y vocablos más sencillos y fáciles de decir.

Si el problema persiste, es bueno consultar con un terapista de lenguaje, quien no sólo va a trabajar con el pequeño, sino que indicará pautas a los padres para trabajar el problema en casa.

Lo más importante es que nuestro hijo se sienta normal, querido y que no se estigmatizado como “El Tartamudo”, ya que las etiquetas no se borran fácilmente.

Deja un comentario