Los niños también se deprimen

 

La depresión no es sólo cosa de adultos. Al igual que los grandes, los niños pueden presentar un cuadro de depresión clínica que va a requerir tratamiento médico y sicológico.

Alrededor de un 5% de los niños padecerá depresión en algún momento de su infancia, cifra de sube a más del triple en el periodo de la adolescencia. Los factores que la provocan pueden ir desde el estrés, separación o pérdida de un ser querido, cambios importantes en su vida, problemas conductuales o de aprendizaje, y también factores genéticos que les predisponen a padecerla.

Los padres deben estar atentos a los síntomas que les van a indicar que sus hijos no están simplemente tristes, sino que enfrentar un problema de salud mental. Cuidado con:

· Llora más que lo habitual y con mucha facilidad

· Duerme mucho o demasiado poco

· Se aleja de sus amigos y familia, y pasa más tiempo sólo y encerrado

· Baja el rendimiento escolar

· Agresivo o demasiado suave

· Temáticas tristes en sus juegos, dibujos e historias

· Muy ansioso

· Muchos dolores, a veces inexistentes

· Cambios en el apetito

· Expresa sentimientos de muerte o destrucción

· Baja en el autoestima

· Repite conductas de edades pasadas (orinarse encima, chuparse los dedos, etc.)

No existe una edad para el comienzo de los episodios depresivos. Incluso se ha visto depresión en Bebés. Nunca se debe ignorar cualquiera de estos síntomas, y recurrir al pediatra o siquiatra infantil, él que sabrá guiarles a un tratamiento adecuado, garantizando el bienestar del niño y trabajando en conjunto con la familia.

Deja un comentario