Los niños y sus manías

Muchos niños tienen manías a lo largo de su vida que, con el tiempo, algunas van perdiéndose pero otras se conservan durante bastante. Un ejemplo de estas manías puede ser el que siempre esté chupándose el dedo pulgar; si esa manía continúa durante mucho tiempo puede llegar a provocar que el dedo pulgar que se chupa sea distinto a su otro dedo pulgar, siendo más fino y más aplástado que el otro, por la presión que ejerce al chuparlo.

Otra manía que suelen tener los niños es la de meterse cosas por la nariz o los oídos (o las dos cosas…). La mayoría de los niños que cogen juguetes pequeños se los suelen llevar a la boca pero hay otros que se los meten por la nariz y, claro, después hemos de llevarlos a Urgencias porque es molesto y porque les puede causar algún daño que no quisiéramos que tuviera. Un ejemplo es un niño que tenemos en la guardería, se mete papel en los oídos y en la nariz y aunque lo intentes vigilar durante todo el tiempo, siempre hay un momento en que, cuidando de los otros niños que tienes, pues se te escapa y ocurre lo que ocurre.

En esos casos tienes que ser enérgica y explicarle duramente lo que pasa si se mete papel en donde no debe ya que, si él piensa que es una diversión, por mucho que le digamos o le regañemos no nos hará caso y lo verá como un acto de rebeldía más que como un peligro a su salud.

En el caso de chuparse el pulgar es algo que debemos evitar ya que puede deformarse, no sólo el pulgar de la mano que se chupa, sino también los dientes que puede empujarlos (no digo que con un ratito ya los deforme pero si existen ratitos todos los días durante varios meses algo si que desplazará los dientes).

Hay muchas más manías que tienen los niños, algunas malas y otras no tan malas (dormir con peluches, tomarse un biberón de leche o manzanilla antes de acostarse,…). Son las manías que pueden significar un riesgo las que debemos intentar que olviden rápidamente para que no las repita y, de hacerlo, intentar explicarle del mejor modo posible el por qué no debe hacerlo.

Deja un comentario