Los niños y los videojuegos

Hoy en día los niños no piensan más que en videojuegos, o al menos muchos de ellos es lo que piensan. Quieren tener el juego de última moda, ya sea de lucha, de aventuras, de simulación,… para así poder hablar con sus amigos de las cosas que ha conseguido jugando y poder "ser igual" que otros niños.

A mí misma me gustan los videojuegos, lo reconozco, pero también he de decir que éstos están bien para pasar un rato, no para convertirlos en el único juego de los niños y con el único con el que se diviertan porque, si bien pueden jugar con otros familiares o amigos, es un juego donde tienen que estar pegados a una televisión y, siempre y cuando les compremos juegos no violentos pues puede pasar, hasta cierto punto, pero no tanto tampoco porque hay que tener en cuenta que también tiene que salir a la calle y divertirse de otros modos, no sólo estar delante de una televisión.

Además, también tenemos que tener en cuenta que los juegos de hoy en día, salvo los que resultan demasiado infantiles, todos llevan algún comportamiento que no nos gustaría que hicieran nuestros hijos. Hasta el juego más simple, como puede ser el fútbol, tiene algunos comportamientos poco educativos para los niños y cuando los ven lo único que hacen es emularlos, con el consiguiente enfado. Pero claro, ellos quieren los juegos con los que sus amigos hablan, y si no se les compran, aparte de tener un enfado porque no se les ha comprado, nosotros llegamos a pensar que puede ser rechazado por no ser igual que los demás… Pero no, dejémonos de esos pensamientos; los niños tienen que educarse bien, y no podemos dejar que crezcan viendo más violencia de la que ya ven, directa o indirectamente, en la televisión. Es bueno que jueguen con videojuegos, siempre y cuando no sea demasiado tiempo y que haya alguien con él para explicarle algunas situaciones que pueden surgir.

Deja un comentario