Los niños y el sol

Ahora que estamos en verano y la mayoría de nosotros estamos de vacaciones, lo que más nos apetece es estar todo el día en la calle, en la piscina o en la playa.

Sin embargo, cuando se tienen hijos es preciso tomar una serie de precauciones por seguridad y salud.

Éstas son:

  • Si tenemos un bebé de menos de seis meses lo más aconsejable es que no tome el sol ya que su piel aún es muy sensible y puede provocarle daños.
  • A los bebés, como a los niños, debe echársele crema protectora contra el sol. Lo mismo que con los adultos, al principio conviene usar la protección solar con factor más alto y después bajarla un poco aunque con los niños conviene usar la misma durante todo el periodo.
  • Otra de las cosas que tenemos que tener en cuenta es la hidratación. Los niños han de hidratarse continuamente con agua y zumos. Además, las comidas no deben ser demasiado pesadas.
  • Aunque nos guste mucho el sol, los niños no deben estar todo el día bajo el sol por lo que tendremos que respetar las horas de más calor y no acercarnos al sol mientras tanto.
  • Hay ocasiones en las que los niños tienen miedo del agua y no se atreven a meterse en una piscina o en la playa. Por eso, las primeras veces, es recomendable llevar una piscina hinchable para que pueda refrescarse.

Deja un comentario