Los llantos de los niños

En mi trabajo veo a muchos niños entrar llorando en la guardería, no porque no quieran ir a clase con sus compañeros y con su maestra, sino porque saben que sus padres se van a ir y lo van a dejar allí durante varias horas. Y no es por gusto que hacemos eso las madres y padres sino porque tenemos que trabajar para que esos niños tengan una casa donde vivir, y nunca les falte de nada.

Sin embargo en muchas ocasiones, sobretodo al principio de curso, los padres son reáceos a abandonar la clase mientras su hijo está llorando porque les da pena ver la escena de su hijo desconsolado llorando porque se tiene que separar durante unas horas. Lo que a lo mejor no saben los padres es que ese llanto apenas si les dura 5 minutos una vez que ellos se van. Si, lo sé, duele dejar a tu hijo llorando a lágrima viva porque no quiere que te vayas y lo oyes por los pasillos gritándote para que vuelvas, pero los niños dejan de llorar cuando se van los padres, porque saben que donde están no es un sitio extraño, que allí están sus compañeros de clase a los que ve todos los días y con quiernes juegan y también está su maestra que, por supuesto, interviene para que el niño deje de llorar, bien acariciándole, o cogiéndole en brazos.

Esa táctica (acariciarle, cogerle en brazos) no es que sea muy adecuada ya que, en muchas ocasiones, al menos con algunos niños, ocurre lo siguiente: tú lo recibes en la puerta de la clase y el niño llora. Aún así logras quedártelo y lo coges en brazos para que se calme y deje de llorar abrazándole y acariciándole, diciéndole que sus padres vendrán, que se han ido a trabajar (porque una de las reglas en la educación infantil es que a los niños no se les debe mentir nunca), y así dejará de llorar (con suerte), pero muchas veces el niño se sentirá tan seguro que no querrá separarse de nosotros y llorará cada vez que nos vayamos a algún sitio y él no esté con nosotros. En este aspecto hay que intentar distraerlo de algún modo (juguetes, amigos,…) para que se integre en la clase sin depender de una maestra que tiene que vigilar a 15 niños a la vez.

This entry was posted in General.

Deja un comentario