Los grandes mitos sobre las vacunas

r_vacuna4

Existen algunos mitos sobre las vacunas tan necesarias para inmunizar a nuestros niños contra enfermedades que podrían resultar peligrosas.

Las vacunas ayudan a construir el sistema inmune de las personas produciendo anticuerpos contra las enfermedades, de manera que si estás atacan, el cuerpo será inmune a éstas. Es importante comenzar a reforzar el sistema inmune desde muy temprano.

Tristemente, algunos padres deciden llevarse llevar por ellos, ignorando las recomendaciones médicas y de organismos de salud mundial. Acá repasamos algunos.

Es riesgoso que niños muy pequeños reciban tantas vacunas

Falso. Los niños pequeños tienen un sistema inmune más débil, por lo tanto son más susceptibles a adquirir algunas enfermedades. Los niños reciben gran cantidad de vacunas antes de los dos años de edad de manera de construir un sistema inmune más fuerte que les prepare a enfrentar el mundo exterior.

Recibir muchas vacunas debilita el sistema inmune

Falso. Nuestro sistema inmune es capaz de recibir una cantidad inmensa de anticuerpos contra enfermedades (cerca de 10.000), por lo tanto no debemos hacer caso omiso de ninguna vacuna.

El niño no puede recibir varias vacunas a la vez pues podría enfermarlo

Falso. Cada vez que nuestro hijo recibe una vacuna, se nos informa que podría presentar algunas reacciones adversas como una fiebre leve, Hoy existen vacunas contra varias enfermedades que se combinan en una sólo inyección, evitando a nuestros hijos pinchazos innecesarios.

Las vacunas pueden causar autismo en los niños

Completamente falso. Existen historias escalofriantes dando vueltas, en las que los niños presentaron los primeros síntomas de autismo luego de recibir una vacuna. Se trata de una leyenda urbana, ya que no existe una causa ambiental o química posterior que pueda desencadenar autismo. Las vacunas no van a generar una condición neurológica.

No es necesario vacunar a mi hijo contra enfermedades ya erradicadas.

Falso. Se trata de un mito muy peligroso, ya que la enfermedad no está erradicada sino que no puede afectar a las personas producto de una inmunización exitosa de la población. Cuando existen individuos que no recibieron la vacuna pueden enfermar y el virus mutará, pudiendo enfermar a más personas que sí se encuentren vacunadas.

 

Deja un comentario