Los dolores de oído durante el verano

Llegó el verano y con el días de juego y diversión en albercas, playas, lagos y ríos, donde además de refrescarse, los niños pasan un rato agradable con familia y amigos, haciendo de paso algunos deportes acuáticos.

earinfection-main_Full Pero los cuidados con el agua no sólo deben ir del lado de la seguridad, sino que también de su salud, ya que es durante la temporada veraniega cuando los chicos experimentan problemas en sus oídos, debido a la exposición de la zona externa de ellos a la humedad, provocando en muchas ocasiones casos de otitis.

Cuando los canales auditivos están mojados, se convierten en el lugar ideal para que las bacterias crezcan y se reproduzcan, generando un dolor que puede ir de suave a severo. Cuando la infección ya avanzó más, puede existir irritación en la zona interior y exterior de la oreja, mal olor en la zona, escurrimiento de fluidos, fiebre, etc.

Al notar los primeros síntomas, se debe consultar con el pediatra, ya que de tratarse a tiempo, la infección será cosa de días, evitando que nuestro niño se pierda parte de las actividades recreativas de la época. El tratamiento suele incluir el uso de antibióticos, gotas para oído, y analgésicos para el dolor o el tratamiento de la fiebre. En casos más severos, el pediatra derivará al niño a un otorrino para drenar el exceso de fluidos.

Lo primordial es evitar que los oídos permanezcan húmedos por mucho tiempo. Eso puede hacerse con el uso de protectores especialmente diseñados para la natación. Éstos deben ser de una marca reconocida y ojala recomendada por el pediatra. Una vez fuera del agua, de manera suave intentemos absorber la humedad con un algodón en la parte externa del oído. Nunca debemos introducir nada a la zona interna.

Imagen: Ehow

Deja un comentario