Los cuentos y las nanas

Seguro que a muchos de vosotros y de vosotras, cuando os íbais a acostar, vuestra madre, padre o alguien de vuestra familia os leía un cuento u os cantaba una canción.

Son cosas que parece que muchos han perdido, quizás porque estamos obsesionados con el tiempo, con ir deprisa a todos lados y eso nos hace perdernos momentos importante e irrepetibles de la vida de los niños, a la vez que los niños se pierden momentos con los que estar con nosotros…

Los cuentos no sólo sirven para ayudar a los niños a que aprendan a leer y a que, de mayores, tengan pasión por la lectura, los cuentos sirven para ayudarles a crecer, a estimular su mente, su imaginación. Ya sé que muchos pensarán que un niño no debe imaginar cosas que no existen, pero ¿qué tiene de malo? Es un niño, tiene que crecer, si, pero no por ello tenemos que hacerle ver la realidad desde una edad pequeña.

Un niño tiene que jugar, que disfrutar despreocupadamente de las cosas para darse cuenta del valor de unas cosas frente a otras.

Y para eso los cuentos y las nanas pueden ayudarle en alguna medida… Yo aún recuerdo la canción que mi madre me cantaba y también recuerdo nanas que escuché de más mayor, canciones que me encantaban porque me hacían sentir bien, relajada. Eso no debemos perderlo nunca, es lo mejor que podemos hacer con nuestros hijos, contarles un cuento, cantarles una canción,… Todo eso crea un vínculo muy fuerte entre los padres y los pequeños.

Os invito a que pongáis en los comentarios los libros o nanas que conocéis o que recordáis que vuestras madres os cantaban o leían cuando érais pequeñas y si a vuestros hijos también, en algún momento, le habéis cantado o leído un cuento.

Deja un comentario