Los beneficios de la práctica de artes marciales en los niños

Pensar en un chico que práctica artes marciales nos da la idea de niño violento y peleador, pero la verdad no puede alejarse más de ello, ya que los pequeños que desarrollan dicho tipo de deportes son más tranquilos y disciplinados de lo que se cree.

Ya sea en karate, judo, tae won do y cualquier otra de las disciplinas que contemplan las artes marciales, los maestros están abiertas a recibir y entrenar niños y niñas desde aproximadamente los cinco años de tigers-kids-karateedad. Para los más pequeños, las clases van más hacia el aprendizaje de movimientos y coordinación corporal, sin mayor contacto físico.

Una vez que ya están más crecidos, los chicos comienzan con sus primeros combates, los que son supervisados por el entrenador o sensei, y se hayan marcados por un profundo respeto entre ambos contendores, los que durante los años anteriores han aprendidos importantes técnicas de disciplina y auto control.

Las artes marciales son ideales para niños tímidos, con problemas de concentración, inquietos o con baja autoestima. Allí, junto a compañeros y guiados por un profesor experto, aprenderán sobre su cuerpo, a controlar su energía y como volcarla positivamente, por lo que comprenden la importancia del auto control frente a la violencia.

Muchos lo ven como un deporte individual, pero las artes marciales son un trabajo de equipo en los que los niños forman fuertes lazos y amistades, ayudándose los unos a los otros y aprendiendo a respetar al maestro, lo que les servirá de mucho en los años de adolescencia.

En todas las ciudades existen centros de artes marciales que ofrecen clases para niños y muchos centros sociales y comunales disponen incluso de cursos gratuitos para los chicos, que de seguro agradecerán y trabajaran duro en el camino de crecer y convertirse en una persona fuerte, tranquila y capaz de resolver sus conflictos sanamente.

Imagen: Kickboxers

Deja un comentario