Los beneficios de la lactancia materna: Bebés más sanos y felices

 

lactancia

 

El dar el pecho a un hijo es uno de los actos más naturales para una mujer. No sólo se está alimentando al bebé, sino que se está creando uno de los lazos más fuertes que existen y que permanecerá durante toda la vida. La mujer sabe que ese ser indefenso necesita de su amor y cuidados para sobrevivir, tal como los instintos de ese pequeño atribuyen a dicho acto una sensación de paz y seguridad.

Pero la leche materna no es sólo un alimento más para el recién nacido, sino que es su principal forma de adquirir defensas e inmunidad ante un sinnúmero de enfermedades y trastornos, por lo que se recomienda que el niño sea amamantado a lo menos hasta los seis meses de edad, aunque, según los expertos, lo ideal sería extenderlo todo lo posible. A medida que el niño lo necesite el pediatra irá introduciendo otros alimentos sólidos en su dieta, pero sin la necesidad de excluir el pecho.

Si bien la dieta de la mujer durante el periodo de la lactancia no debe ser demasiado restrictiva, de posible han de evitarse alimentos muy condimentados, con contenido gaseoso, la cafeína y por supuesto el alcohol. Y para aquellos kilos de más que quedaron después del embarazo, no hay nada mejor que el amamantar para perderlos, ya que se elimina grasa del organismo.

Deja un comentario