Los beneficios de la dieta cetogénica en niños epilépticos

La epilepsia es una enfermedad más común de lo que se cree y en la que el cerebro, producto de una actividad eléctrica anormal, hace un cortocircuito, provocando convulsiones, desmayos e incluso, en el peor de los casos, daños neurológicos.

cerebroepilepsia 2 La mayoría de los niños que padecen éste mal, pueden controlarlo a través de medicamentos, pero existen casos en donde los remedios no bastan para detener las convulsiones, bajando significativamente la calidad de vida del niño y sus familias. Es allí donde entra la dieta cetogénica.

Creada por médicos finlandeses, se trata de un estricto sistema alimentario en donde se beneficia el consumo de grasas, dejando al mínimo la ingesta de hidratos de carbonos y carnes, limitando incluso el consumo de agua.

Muy polémica en sus comienzos, logró validarse al tener éxito en las llamadas “epilepsias rebeldes,” es decir aquellas en las que la medicación casi no hacía efecto, condenando al niño estar en cuidado constante para no dañarse durante sus crisis, impidiéndoles realizar las actividades propias de su edad.

Para comenzar con la dieta cetogénica, es importante que el neurólogo sepa aplicarla y que los padres sean instruidos por un nutricionista experto, ya que allí cada gramo que contengas las comidas importan, ya que es el equilibrio logrado el que finalmente hace su trabajo.

Los niños tratados con ésta dieta, han logrado bajar su consumo de medicamentos, disminuyendo o incluso terminando con las crisis convulsivas tan propias de la enfermedad, la que muchos suelen superar en la edad adulta, una vez que el cerebro termine de madurar.

Imagen: Dr. Calderón Pediatra

Deja un comentario