Lo que el cielo esconde

Estimular la imaginación de los niños pequeños no requiere de grandes juguetes, laminas coloridas o costosos aparatos tecnológicos. Muchas veces todo lo que necesitamos está justo sobre nuestras cabezas.

Todos los días apenas empieza a oscurecer con Nico de dos años comenzamos a mirar el cielo. En cada nube buscamos algún parecido a un personaje o cosa. Describimos alguna situación o inventamos alguna historia de interacción entre ellas. Poco a poco Nico va encontrando sus propias nubes, formas y personajes, últimamente muchas nubes de parecen a Winnie Pooh y sus amigos, otras son animales de granja o caballos, su gran pasión. Todos interactúan.

También miramos la luna y viajamos a ella en nuestra propia nave espacial que hemos inventado. Todos los días cuento de diez hacia atrás y despegamos corriendo por el jardín. Si bien nunca llegaremos a luna, la imaginación nos lleva a ella, recorriendo las nubes, junto a nuestros personajes del cielo, nuestras historias que habitan en ellas y todo el mundo que Nico crea con sólo mirar al cielo cada vez que el sol se oculta.

Deja un comentario