Llegó papa Noel

Madre mía! Papá Noel ha pasado por mi casa y ha dejado un montón de regalos para mis dos hijos…Será que se han portado muy bien, porque al levantarnos el día 25 el comedor de mi casa parecía la sección de juguetes de un centro comercial. No solamente estaban los dos o tres que iban de parte de sus papis, también estaban los regalos de los familiares que este año han decidido dejar sus regalos debajo de nuestro árbol, así que no podías dar dos pasos seguidos sin tropezarte con alguna cajita envuelta en papeles de colores. Imaginaros mis dos hijos. Estaba dando saltos de felicidad, se volvieron locos abriendo regalo tras regalo. Sabemos de sobra que no es bueno regalarles tantísimos juguetes a los niños, ya que tienen tantas cosas materiales que no saben valorarlas y no le dan la más mínima importancia a los nuevos juguetes que quedan olvidados en la habitación cuando pasa la emoción de las fiestas. Dicen que lo recomendable son dos juguetes por niño, pero en mi caso veo esa cifra imposible de cumplir ya que por mucho que los padres la llevemos a rajatabla los familiares, que son muchos, suelen regalarles también un regalo por persona, por lo que entre tías, tíos, abuelos y primos la casa se llena de juguetes que pasarán a la historia en cuanto se cansen de jugar con ellos. Nosotros este año hemos tratado de concienciar a la familia de que regalarles tantas chorradas llega a ser perjudicial para los niños y quedamos en que este año a parte de dos o tres juguetes se regalarían más cosas que podamos hacer servir, como por ejemplo un nórdico para cada uno para dormir, un par de fundas para poder vestir a los nórdicos, carteras para el cole, juegos de mesa que les ayude a desarrollar el juego en equipo y la agilidad mental, ropa de invierno que siempre hace falta…en fin, cosas que tienen más utilidad y que les durará más tiempo. Por supuesto todos estos regalos tienen sus dibujos pintados del Spider-man y de las Princesitas Disney, por lo que para ellos no dejan de ser juguetes y les encanta cuando lo ven. Tengo que decir que la mayoría de los familiares nos han hecho caso y la cosa ha ido bien, pero siempre hay alguna “listilla” que tiene que comprarles lo que a ella se le antoja pasando por encima de la decisión de los padres y da la casualidad que siempre tiene que ser la familia de parte del padre, por lo menos en mi caso es así. Mi suegra y mi cuñada no nos han hecho ni caso y le han comprado juguetes y encima juguetes que ocupan toda la habitación. Es increíble el poco caso que hacen y me molesta muchísimo que nunca respeten nuestras decisiones, pero bueno, es un tema que ya solucionará mi pareja con ellas.
Hay que enseñar a los pequeñajos de la casa que cualquier regalo que traiga papa Noel tiene que ser bien recibido y que no se trata de pedir solo juguetes que a veces ni siquiera sacarán de su caja, hay que incentivarles a que pidan cosas que les serán de utilidad.

Deja un comentario