Lecturas en voz alta

Leer a un niño o niña en voz alta contribuye a su desarrollo emocional, además de poner las bases de su capacidad de aprendizaje y comunicación.

Por extraordinaria que sea la presión de los medios audiovisuales, nadie duda de que la lectura sigue siendo la clave para el acceso al conocimiento. Y no solo eso: una de las actividades que más contribuyen a desarrollar la capacidad de aprendizaje de un niño, quizá la más importante, es leerle en voz alta.

Todas las investigaciones indican que los cimientos de la lectura deben ponerse en la primera infancia. Hoy, muchos expertos insisten incluso en la importancia de la lectura a los bebés. Es el mejor modo de familiarizarlos con los sonidos, ritmos y conceptos necesarios para que desarrollen el máximo de capacidades de comunicación.

Por supuesto, leerle en alto a un niño o niña o leer en su compañía es esencial en años posteriores. La prueba: la gran mayoría de menores aficionados a leer procede de hogares y entornos en los que hay abundante material de lectura y en los que los padres, madres y hermanos o hermanas también leen.

Además, las encuestas indican que los niños que se convierten en buenos lectores son justamente los que han tenido una intensa relación con la información escrita en los primeros tres años de vida.

Deja un comentario