Las siestas en las guarderías

Muchas madres y padres dejamos a nuestros hijos en las guarderías hasta las 5 de la tarde, hora en que pasamos a recogerlos. Pero algunas veces, en las guarderías públicas, los viernes es diferentes, y los niños no se quedan a dormir con las maestras de siempre sino que son las del turno del aula matinal las que se ocupan de completar ese horario de los viernes, de 14.30 a las 17.00 de la tarde.

Esas horas, los niños están en sus cunas o colchonetas durmiendo y las que están en el aula matinal se encargan de vigilar el sueño de nuestros hijos a fin de que no les ocurra nada. Cuando algún niño no quiere dormir son ellas las que se encargan de divertirlo, de que esté tranquilo y se divierta para que,así, deje también descansar a los demás niños que están durmiendo.

A la hora de recoger a nuestro hijo por la tarde, las personas que se quedan los viernes harán lo mismo que las maestras de los niños, nuestro hijo vendrá cambiado y arreglado para que mamá, papá o los dos lo puedan llevar a casa y le den de merendar para poder disfrutar de él un ratito. Y es que, cuando se levantan, a los niños se les suele ofrecer algo de comer, bien alguna galleta o algún yogurt, pero no a todos los niños les apetece tomar algo recién levantados.

En el día a día, las siestas comienzan a las 14.00 de la tarde y hasta las 16.00 no se despiertan a los niños (más o menos el mismo horario se sigue los viernes). A partir de las 16.00 al niño se le cambia de pañal, se le asea para que esté guapo cuando papá o mamá venga y se sientan en su silla para esperar a sus padres. Mientras esperan, las maestras les suelen dar de merendar, bien un yogurt, o un poco de fruta batida, o algunas galletas.

Y es que, para los niños, las siestas son muy importantes porque es en ese periodo de tiempo cuando se aumenta la capacidad de asimilación de todo lo que ha aprendido el niño durante el día, además de que su cuerpo se relaja y coge fuerzas para volver a jugar con sus compañeros de clase y con toda su familia. Tengamos en cuenta que es muy raro que por las mañanas duerman algo así que la siesta para ellos es un sueño muy reparador.

Deja un comentario