Las mañanas de camino a la escuela

Cuando los niños se van a la escuela, casi siempre encuentras pilas de libros y trabajos escolares tan alta como la de la ropa para lavar. Y eso sin contar todo lo que encuentras debajo de los sillones, abajo de la mesa y en prácticamente toda la casa. Las mañanas de los días de escuela pueden ser absolutamente caóticas. Niños llorando o quejándose, libros volando de aquí para allá, ropa que también cruza las habitaciones porque alguien se la lanzó a otra persona, y finalmente tú, corriendo en círculos y tratando de poner un poco de orden. Así que nunca están de más algunos consejos para poner un poco de orden a estas maniáticas mañanas.

El primer consejo es sin duda el más valioso: establece una rutina y apégate a ella. Para los niños no hay nada mejor que contar con una estructura estable, una lista de cosas que saben que siempre se hacen. Entonces, establece bien los pasos de la rutina mañanera y siempre, en la medida de lo posible, apégate a ella.

Para eso, entra en juego el segundo consejo: escribe tu planeación semanal. Si puedes hacer un horario semanal colorido, asignando tareas para cada miembro de la familia, aún mejor. Este sistema puede prestarse para un sistema de recompensas y sanciones para quien incumpla los deberes establecidos.

Si consigues abordar efectivamente los dos pasos anteriores, seguramente éste no te será difícil: planea con anticipación. Preparen la ropa y las mochilas la noche anterior. Es más, puedes hasta dejar lista la mesa para el desayuno. Es increíble lo que algunos minutos pueden lograr para ti si te dedicas a planear todo con la anticipación debida.

Entonces, durante la noche, es importante que revises que no les falte nada a tus hijos que pudieras comprar en la papelería. Checa sus cartucheras o lapiceras: que no falten lápices, bolígrafos, gomas, reglas, etc.

Otro consejo invaluable es hacer del desayuno una comida balanceada, agradable y buena en general. Procura que siempre incluya fruta y cereales de grano entero. De esta forma, su energía no decaerá a media mañana, como si sólo comieran algo muy azucarado.

Ahora bien, si tienes pilas y pilas de vieja ropa de escuela o libretas de años anteriores de las que no te quieras deshacer, es un buen consejo acudir al alquiler de trasteros en Madrid. Recuerda que contar con espacio para movilizarte hará de tu rutina cotidiana algo más agradable y menos estresante.

Deja un comentario