Las leches de continuación

Los preparados de continuación se destinan a la alimentación del o la lactante de más de 4 meses, momento en el que se inicia el paso a una alimentación diversificada. Deben aportar el 40%-50% de los requerimientos diarios de su energía y asegurar el aporte de calcio necesario para el crecimiento, que se cubre con medio litro de leche al día. El resto de la energía provendrá de alimentos complementarios (papillas de frutas, purés de verduras, cereales, etc.).

Estos preparados se pueden elaborar a partir de dos fuentes proteicas: sólo proteínas de soja, sólo proteínas de leche de vaca o una mezcla de ambas.

www.bebeguia.net

La mayoría utilizan la leche de vaca como ingrediente base, sobre la cual se realizan modificaciones para lograr una composición parecida a la leche materna. Se han establecido unas recomendaciones para la composición de estas fórmulas basándose en la composición de la leche humana.

Cuando son elaboradas exclusivamente con proteínas de leche de vaca, se denominan leche de continuación. Los principales cambios consisten en disminuir la concentración de proteínas, sustituir parte de la grasa láctea por grasa vegetal, añadir lactosa (azúcar), vitaminas, sales minerales, ciertos aminoácidos y otras sustancias nitrogenadas.

Desde 1990, la OMS recomienda el consumo de preparados de continuación (o leche materna), en lugar de leche de vaca en lactantes (entre 4 y 12 meses) y niños y niñas de corta edad (de 1 a 3 años).

Deja un comentario