Las hamacas, grandes aliadas

En muchas ocasiones, a los padres y madres nos faltan manos para atender a nuestros hijos e hijas y para hacer todo lo que deberíamos hacer. Es imposible hacer nada con un bebé en brazos. Eso que te llega a sorprender las cosas que eres capaz de hacer.

Por eso, las hamacas son uno de los mejores inventos que tenemos para ayudarnos en la vida cotidiana. Si el niño o la niña están tranquilos, jugando o durmiendo en la hamaca, podremos preparar la comida, recoger la casa o leer tranquilos un rato.

Hoy en día hay gran diversidad de modelos de hamacas. Desde las más sofisticadas que se acunan solas, las que tienen música y luces de colorines, hasta las más simples que tienes que meces a mano.

Además de para liberarnos un rato las manos, las hamacas pueden descubrir sus sentidos, desarrollar sus piernas y manos…Por ejemplo, hay modelos en las que el niños o niña puede patalear en su base para que suenen canciones y ruidos diferentes.

Lo importante es que el niño o la niña esté a gusto en ellas y que tengan la seguridad adecuada para ellos. A pesar de que están atados, es conveniente estar siempre cerca para evitar sustos o accidentes.

Deja un comentario