Las fases del sueño de un bebé

El sueño de los bebés, en especial en los primeros meses, generalmente está lleno de interrupciones porque sus ciclos de sueño son más cortos que los de los adultos.

Las personas adultas tienen aproximadamente seis horas de sueño profundo y dos horas de sueño ligero (REM), generalmente en un periodo nocturno ininterrumpido. Cuando estamos en un ciclo de sueño ligero, podemos despertarnos momentáneamente, pero, a diferencia de los bebés, sabemos cómo volver a dormirnos. Los bebés tienen el doble de ciclos de sueño ligero que los adultos, más sueño leve que sueño profundo, y sus ciclos totales de sueño son más cortos.

Esto significa, a menudo, sueño interrumpido para todos. Los bebés tienen muchas posibilidades de despertarse con frecuencia, ya que pasan de sueño profundo a sueño ligero en cada ciclo de sueño. En los primeros meses, los bebés necesitan ayuda para quedarse dormidos y para volver a dormirse después de despertarse. Y, con frecuencia, tendrás que pasar mucho tiempo ayudando al bebé a dormirse de forma lo suficientemente profunda como para que puedas acostarlo.

Todos los nuevos padres y madres han tenido la frustrante experiencia de mecer suavemente al bebé o tenerlo en brazos hasta que se queda dormido, acostarlo y, luego, en el instante en que la cabeza toca el colchón, ver cómo se despierta. El problema es que el bebé todavía estaba en el ciclo de sueño ligero cuando lo acostaste.

Deja un comentario