Las citas con el pediatra

Muchas veces pensamos que, cuando se da a luz, ya tenemos un problema menos del que preocuparnos pero, sobretodo cuando somos primerizos, los problemas no han hecho más que empezar porque estaremos preguntando a nuestros familiares por todo lo que haga el niño, sea o no normal, para cerciorarnos de que está bien.

Después del parto, lo primero que hemos de hacer es saber qué pediatra es el que nos corresponde en el centro de salud y llevar a nuestro hijo a que lo mire, aunque sólo sea por conocerlo, de modo que así podremos entablar una relación cordial con el médico o la médica. Además, también tendremos que llevarlo para que le hagan la “prueba del talón” (metabolopatías) entre el quinto y el séptimo día, ya que esta prueba es muy importante para la prevención de la deficiencia mental por causa de alteraciones del metabolismo de los alimentos.
 
La prueba consiste en hacerle tres pinchazos en el talón y plasmar la sangre que sale de ellos en un papel que lo mandarán a analizar y nos enviarán los resultados (positivo o negativo).
 
Además, el sistema sanitario hará un seguimiento al bebé con citar periódicas donde podremos llevar a nuestro bebé que lo examinarán para saber si está evolucionando bien o hay algún problema. Así mismo, si nuestro hijo se pone enfermo siempre podremos acudir a nuestro pediatra para que lo evalúe y nos dé el mejor tratamiento para el niño, de modo que nos sentiremos más tranquilas.
 
Como consejo, es importante que se acuda al pediatra antes del primer mes de vida para que evolucione correctamente.

Deja un comentario