Lactancia materna

LACTANCIA

Ya está aquí, después de una larga y dulce espera, lo tenemos en nuestros brazos. Como es lo que más nos importa del mundo, querremos cuidarlo y darle lo mejor.

La lactancia materna es lo mejor que podemos ofrecerle a nuestro bebé. Contiene todas las vitaminas, grasas y proteínas que necesita. El bebé es más sano y le estamos transfiriendo defensas, ya que nuestra leche actúa como vacuna contra enfermedades infectocontagiosas. Es mejor para su digestión y evita las diarreas.

Además de todos los beneficios de la leche materna, el lazo que se produce es único, la mamá y el bebé se entienden desde el comienzo, y le estamos transmitiendo nuestro amor incondicional.

Para evitar grietas en el pezón, es aconsejable lavarlo primero con agua y después mojarlo con la misma leche o calostro (primera leche que sale del pecho).

A veces hay bebés que les cuesta más succionar el pezón, pero no desesperes, dale seguridad y con paciencia lo lograrás. Por eso es bueno ponerlo en el pecho ni bien ha nacido, no darle biberones ni chupetes anticipadamente, que conozcan primero el pecho materno.

Ofrécele un pecho, que tome lo necesario, y luego el otro. Cada niño es distinto, no todos toman lo mismo, pero no te preocupes, entenderás a tu bebé desde el primer segundo de contacto y sabrás cuando está satisfecho.

Amamantar es una de las experiencias más gratificante que existe, compruébalo.

Deja un comentario