La violencia y los niños

Últimamente no dejamos de ver en las noticias, en prensa, radio y televisión, cómo los niños son víctimas indirectas de los malos tratos que sufren sus madres o padres por otro miembro de la familia. Y parece que no pero eso marca mucho a un niño.

Hoy, por ejemplo, ha salido una noticia donde un niño pequeño de 4 años ha presenciado cómo su padre mataba a su madre. Eso es algo que ningún niño debería ver…. JAMÁS. Debemos concienciarnos a nosotros mismos que un hijo no es una persona a la que hay que cuidar y ya está, es un ser humano que va formando sus sentimientos con el paso del tiempo y cosas así pueden dejarlo marcado de por vida; puede pensar que la familia es lo más horrible que le puede suceder; incluso puede pensar que no debe amar a nadie porque al final todo se romperá y no le quedará nadie… Los niños a edades pequeñas son muy influenciables y necesitan encontrarse protegidos para poder crecer y desarrollarse bien; pero cuando esa estabilidad se tambalea, también lo hace la confianza del niño, haciendo que sea más introvertido, que le cueste hacer amigos o relacionarse con las personas.

Si a eso le añadimos que puede vivir episodios de violencia en su casa el niño dejará de confiar en todos. No querrá demostrar afecto por nadie por el temor de acabar "molido a palos" o bien dejado de lado. Lo que a los adultos nos duele que nos hagan los amigos, como cuando quedamos para salir y hay un amigo que lleva tiempo sin salir con nosotros y nos duele, incluso nos enfadamos, para los niños es aún mayor ese sentimiento porque es algo con lo que no se habían encontrado antes y que tienen que conocer.

Un hijo no debe presenciar violencia por el mero hecho del placer (videojuegos, televisión, combates,….) pero tampoco debería hacerlo por su convivencia con personas violentas… Hablamos de un hijo, no de una cosa que se puede echar a la calle cuando no nos interesa.

Deja un comentario