La Varicela

La Varicela es otra de las enfermedades por la que los niños deberían pasar siendo pequeños ya que de mayores es más problemática.

La Varicela es una enfermedad exantemática que tiene un periodo de transmisión de entre 13 y 17 días. Se suele transmitir por contacto directo a través de las secreciones bucofaríngeas aún cuando no se haya diagnosticado como varicela.

Los síntomas por los que podemos intuir que sea varicela (ya que eso nos lo tendrá que decir el médico) pueden ser: malestar general, dolor de cabeza y de las extremidades, ligera elevación de la temperatura hasta que aparece la erupción, que consiste en unas manchitas redondas de color rojo que se acompañan de picor. Poco a poco se van convirtiendo en ampollas, y más tarde en costras. Producen mucho picor y si se infectan por el rascado pueden dejar cicatrices. Aparecen en la cabeza, la cara y el tronco, siendo más raras en las extremidades. En ocasiones la erupción aparece sin presentar sintomatología.

Lo normal suele ser que las manchas, ampollas y costras se den a la vez en el niño y por ello conviene extremar aún más la higiene de la piel para que no haya infecciones y no se vayan a producir cicatrices que puedan perjudicar su piel.

También podemos librarnos de la varicela mediante la vacuna pero se recomienda que todos los niños la pasen para que así tengan un sistema inmunológico más fuerte.

En cuanto al tratamiento será el médico quien nos diga qué es lo mejor para nuestro hijo. No hay ningún tratamiento de forma general así que en ese caso será el médico o pediatra quien nos tenga que asesorar.

Deja un comentario