La varicela

Más bien conocida como “Peste de Cristal”, “Payuelas”, o “Lechinas,” la Varicela es una de las enfermedades más comunes entre los niños, y son pocos los que no la sufrieron durante su infancia.

Es muy común que los padres lleven a sus hijos a visitar a un pequeño que la padezca para que se “contagien” y así evitar que la padezcan durante la adolescencia o adultez, ya que en dichas etapas de la vida puede causar consecuencias a futuro.

Si se sufre durante la infancia, la Varicela suele ser más molesta que peligrosa, ya que erupciones típicas que aparecen en la piel causan mucha picazón y es una verdadera odiseapeste evitar que los niños se rasquen, rompiendo así las lesiones.

Imagen: Zonasurnet

La enfermedad es viral y se contagia de persona en persona, con un periodo de incubación que puede llegar a las 3 semanas, aunque el virus sólo puede afectar a otros durante los dos primeros días de aparición de las manchas propias del padecimiento en la piel.

No existe un remedio para tratarla, por lo que sólo podemos aplicar cuidados paliativos para impedir parte de las molestias. El paracetamol e ibuprofeno son útiles en caso de fiebre o dolor de garganta, mientras que también pueden aplicarse cremas antibióticas sobre las lesiones. Por ningún motivo se debe dar aspirina al niño enfermo.

Si bien normalmente la enfermedad suele irse en un máximo de 15 días, existe un grupo de pequeños que desarrolla complicaciones, sobretodo si las ronchas se ubican en lugares de probable infección o poseen un sistema inmune comprometido. En esos casos el pediatra tomará las medidas para evitar que el virus se traspase a otros órganos comprometiendo la salud del pequeño.

Hoy en día existe una vacuna para evitar la Varicela o por lo menos aminorar sus síntomas, aunque ésta no esta cubierta por ningún plan de vacunación público, por lo que el costo debe ser asumido por los padres. Muchas salas cunas y jardines de infancia exigen que los chicos estén inmunizados para asistir a clase.

Deja un comentario