La Tosferina

La Tosferina es una enfermedad muy contagiosa que, si no se detecta a tiempo, puede suponer la muerte del bebé. Sólo afecta a niños pequeños que no han sido vacunados o bien que han recibido pocas dosis en la vacuna.

La Tosferina se transmite por contagio directo a través de la saliva (no es por el aire) así que, dentro de lo que cabe, es algo difícil que le pueda pasar, más donde vivimos. Al principio se presenta como si fuera un resfriado común y corriente con mucha tos, mocos, lagrimeo y fiebre alta que se acentúa, sobretodo en la tos, a partir de la segunda semana y hay enrojecimiento de la cara así como vómitos.
 
Así que si notáis que el niño no tiene un catarro normal y corriente id al hospital, allí sabrán diagnosticarlo mejor. Lo digo por experiencia porque uno de mis sobrinos murió de esa enfermedad por no diagnosticarla a tiempo. Si no se le diagnostica la enfermedad puede extenderse hasta el punto de llegar al cerebro y provocar daños cerebrales hasta la propia muerte del bebé, algo que no debería ocurrir en este tiempo, y menos por una enfermedad tan poco conocida.

Para prevenir que a nuestro hijo le ataque esta enfermedad lo mejor es la vacuna ya que con eso prevendremos malas situaciones y le tendremos a salvo.

Una cosa más, cuando se tiene tosferina, la mayoría de los niños suelen curarse en un periodo de 1 a 3 semanas pero la tos (ya más suave) puede persistir durante varios meses más.

 

Deja un comentario