La timidez, ¿se hereda?

Según los últimos estudios realizados en Milán, parece que la timidez aparece cuando una variante concreta del gen 5-HTTLPR está presente en el ADN. Este sorprendente resultado se ha obtenido de un estudio realizado sobre 49 niños y niñas de entre 7 y 9 años.

Durante un año, el personal investigador hizo un seguimiento a estos niños y niñas, definiendo su grado de timidez en el ámbito social, y analizaron su ADN utilizando muestras de saliva. Después, estudiaron su actividad cerebral en respuesta a ciertos estímulos.

A pesar de la genética, la timidez se manifiesta de forma diferente según la edad del niño o la niña y la etapa de su desarrollo psicofísico.
Durante los primeros meses de vida la mayoría de los bebés son sociables. Esto se debe a que aparte de padre y madre, el bebé no está capacitado para distinguir los rostros.

A partir de los 6 meses el niño o la niña aprende a reconocer los rostros y está incómodo con personas extrañas. Ahora es cuando comienza el miedo a la separación.

Sobre el año llega la timidez. El niño o la niña se esconde, llora o se marcha ante la llegada de personas extrañas. No es bueno a obligarles a aceptar a los extraños, sino que hay que comprenderle y protegerle.

Hacia los dos años, se encuentra en el periodo del ‘no’. Suele evitar y rechazar a personas desconocidas. Conviene tratarle con normalidad y sin dar importancia a su timidez.

Sobre los 3 años la timidez mejora. Experiencias como la guardería o quedar con amigos y amigas puede ayudar a combatirla. Así podrá ver lo divertida que es estar en compañía de otras personas.

Deja un comentario