La television y los niños

Hoy en día, con la televisión casi todo el día encendida, seguro que mientras estamos en casa la dejamos encendida para que nos acompañe el murmullo del canal que, aunque no lo estemos viendo, el oír una voz nos deja más tranquilas y nos gusta más estar así.

En esas ocasiones hay que tener cuidado cuando tenemos a niños delante porque son como esponjas que lo absorven todo y lo copian. Lo mejor, cuando estemos con niños, es poner programas educativos, aunque nos aburran el estar escuchando documentales, pero es un modo en el que sabremos que el niño no va a tener problemas de copiar ningún comportamiento, o peor aún, ninguna palabrota que no deba decir.
 
Tampoco es aconsejable dejar al niño en el parque y ponerle la tele para que se distraiga viéndola. La tele no es una educadora que tiene la respuesta a todas las cosas y, desde luego, no puede hacer nada si le pasa algo al niño. Tenemos que responsabilizarnos de que la televisión es mejor verla con el propio niño, participar de sus alegrías y de sus temores, y compartir con él aquello que está aprendiendo.
 
Al principio el niño no sabrá si lo que está viendo es divertido o no, si le gusta o no… Pero con nuestra ayuda podemos ayudarle a que aprenda nuevas cosas. Un ejemplo, los Little Einstein. Si los ven solos no será tan divertido a si participan los padres y hacen con ellos la escena de despegar la nave o bien para cantar retahílas que van repitiendo.
 
Además, según qué horas es mejor no dejar que vean la televisión por las cosas que pueden encontrarse en las televisiones, y no me refiero a un horario a partir de las 12 de la noche sino durante la tarde mismo hay muchos programas de televisión con tramas, opiniones,… que pueden "herir" a los niños, por ejemplo, cuando hablan de las misses y los mister, el que tienes que ser guapo, delgado, medir mucho… Si un niño es pequeño de estatura se sentirá mal y nos preguntará por qué es diferente.
 
Tengamos cuidado con lo que ven nuestros hijos porque lo importante es que crezcan sabiendo que son ellos mismos y que nadie los menosprecia por ser como son: altos, bajos, gordos, flacos, rubios, morenos….

Deja un comentario