La molesta conjuntivitis

Más de alguna vez notaste que los ojos de tu hijo estaban enrojecidos, además de causarles dolor. Probablemente se trataba de un caso de conjuntivitis, una inflamación de los tejidos que recubren la parte blanca del ojo y la zona que se encuentra bajo las pestañas.

Conjunctivitis El principal causante de la conjuntivitis son los virus y bacterias, los que pueden llegar al ojo a través del contacto con algún implemento contaminado. Por ejemplo al frotarse los ojos con las manos sucias, algo que los niños hacen con frecuencias.

Otra causa común del problema son las alergias. Los chicos que presentan reacciones alérgicas al polen pueden desarrollar conjuntivitis, aunque ésta también puede deberse al estar en contacto con el humo del cigarrillo o nadar en una alberca con mucho cloro.

La mejor forma de prevenirla es la educación. Enseña a tus niños acerca de la importancia de lavarse las manos con frecuencias y de no tocar o frotar sus ojos. Si nuestro pequeños es alérgico, consulta al médico acerca de cómo puedes prevenir la aparición de conjuntivitis en primavera, época desagradable para quienes tienen complicaciones con el polen.

Antes de nadar en cualquier alberca, los chicos deben proteger sus ojos con gafas especiales para el agua y que evitaran el contacto con el cloro. No está de más decir que nunca debemos exponer a los pequeños a un ambiente con humo de cigarrillo.

En caso de que nuestro hijo presente un caso de conjuntivitis debemos estar alertas a las señales. Muchas veces dura uno o dos días yéndose por si misma, pero otras veces se extiende y los ojos comienzan a supurar, lo que hace importante una visita al oftalmólogo, quien sabrá prescribir medicamentos orales o en gotas para terminar con el problema y devolver la salud a la vista de los chicos.

Imagen: EmpoweredDoctor

Deja un comentario