La llegada del bebé

La llegada de un bebé es algo indescriptible. Acabo de ser mamá y lo estoy viviendo en primera persona.

A pesar de que el parto pueda ser difícil o doloroso, al poco rato de tener a nuestro bebé en brazos, todo se olvida. A partir de ahí, tanto la madre, como el padre, como el nuevo ser tienen un largo camino para ir conociéndose y adaptándose poco a poco a la nueva situación.

En mi caso, la primera noche en el hospital fue muy dura porque el niño no paró de llorar. Con esa noche y la anterior, en la que me puse de parto, eran dos noches en vela con todo el cansancio acumulado. Por eso es muy importante la complicidad con la pareja y su predisposición a echar una mano en lo que sea posible.

www.taringa.net

Aunque si, como en el caso de mi hijo, el malestar se debe a los cólicos, poco se puede hacer. Otras de las posibles causas es que el bebé tenga hambre y la madre todavía no tenga leche. El calostro es muy nutritivo, pero no sacia al bebé. En ese caso, la paciencia es la única recomendación.

Una vez en casa, la cosa cambia bastante y, por lo meno, los nuevos padres y madres ya están en su entorno. Es muy importante que la madre descanse todo lo posible, sobre todo si tras el parto tiene anemia, y cualquier ayuda siempre será bien recibida.

Para todas aquellas personas que acaben de ser papás y mamás, muchas felicidades.

Deja un comentario