LA LLEGADA A CASA

 

Después de estar hospitalizada aproximadamente dos días, si todo va bien te dan el alta.

Ahora con la nueva ley de igualdad, a los papas le corresponden por ley un descanso de paternidad de 15 días, que la verdad es que a las madres nos ayuda mucho, ya que sino, nos veíamos solas en casa con un bebe y siendo el primero da un poco de miedo.

Las preguntas típicas ¿sabré cuidar de él? ¿y si llora? ¿comerá lo suficiente? Toda esta incertidumbre se pasa a los pocos días, por lo que esta prestación de 15 días es una ayuda muy importante para la madre y así el padre puede disfrutar de su hijo los primeros días de vida.

La mama debe descansar todo lo posible, ya que la lactancia materna es maravillosa, pero esto conlleva mucho sacrificio, y obliga a la madre a que solo sea ella la que tenga que darle de comer, y la que obligatoriamente se tenga que despertar cada 3 horas para que el bebe coma. Aunque no está de más, que el papa se despierte y comparta el momento con su pareja y su recién nacido, así después de mamar el papa le podrá cambiar el pañal y meterlo en la cuna para que siga durmiendo.

Las primeras semanas son agotadoras, y debemos cambiar toda la organización y planificación del hogar a razón del comportamiento del bebe. Los padres deberán  aprovechar las horas de sueño del bebe para descansar, ordenar la casa, hacer la comida, lavar la ropa ( la lavadora no descansa cuando hay un bebe en casa), etc.…

Ahora eso sí, un consejo. No pretendáis tener la casa, como la tenías cuando solo erais dos. Cuando el bebe esté un tiempo con vosotros veréis como la organización llega otra vez a vuestra casa.

 

 

Deja un comentario