La importancia del grupo sanguíneo

Durante los primeros meses del embarazo se realizan unos análisis de sangre para ver el estado de salud de la madre. Se miden los niveles de glóbulos rojos, de hierro y de otros aspectos esenciales para el buen desarrollo del bebé.

Pero además, estos análisis sirven para determinar el grupo sanguíneo y el factor Rh de la madre. Si tienes el factor Rh, tu condición es positiva. El 93% de la población es positiva. En caso de que no tenerlo, eres Rh negativa, por lo que deberás tomar algunas precauciones durante la gestación.

Esto sucede porque hay bastantes posibilidades de que la sangre de la madre sea incompatible con la del bebé (que probablemente será Rh positivo) aunque no se sabrá con certeza hasta el nacimiento.

Ser incompatibles no implica que haya riesgo para la madre ni para el bebé durante el embarazo. Sin embargo, si la sangre del bebé se filtra en la de la madre (Rh negativa), el sistema inmunitario comenzará a producir anticuerpos contra la sangre del bebé, que es positiva.

Para que esto no suceda, a las madres les administran una inyección de inmunoglobulina de Rh. Si la madre es RH negativa, ya ha estado embarazada antes y nunca se ha puesto la inyección, podrá saber si lleva los anticuerpos que atacan a la sangre positiva a través de un análisis de sangre. Si los tiene, es tarde para administrarle la inmunoglobulina, por lo que podrían surgir complicaciones.

Acr90

Deja un comentario