La importancia del apego en las primeras etapas de la vida

Los bebés no sólo requieren estar alimentados, sanos físicamente, en un buen lugar para vivir y con toda la comodidad de que puedan requerir. Si a pesar de satisfacer todas sus necesidades físicas el niño no recibe el cariño y contacto de los padres o un adulto a cargo, es probable que enferme físicamente con daños a futuro.

De eso se trata el apega: Un niño que es acunado, abrazado y confortado por sus padres es un pequeño que desarrollará seguridad emocional, más importante que algunos factores emocionales en su desarrollo.

A través del contacto físico, un bebé se siente seguro ante sensaciones de miedos, frustraciones y ansiedad que pueden producirse en su vida. Un niño criado con seguridad emocional tiene mayores posibilidades de ser un adulto sano y adaptado.

El apego entre padres e hijos debe comenzar desde antes del nacimiento a través de estimulación sonora, lecturas, etc. Se ha comprobado que al nacer, el pequeño reconoce las voces que estuvo escuchando durante meses, ayudando a establecer de mejor forma esos primeros lazos.

Deja un comentario