La importancia de la higiene bucal durante el embarazo

Damos por hecho que las rutinas que mantenemos desde niños para asegurarnos unos dientes sanos y fuertes, serán suficientes para mantener una excelente salud bucal, pero la mayoría ignora que el cuidado de la boca más allá de las piezas dentales y su descuido puede traer graves consecuencias, sobretodo durante el embarazo.

sonrisa portada En la boca conviven toda una serie de bacterias que se ubican en las encías, lengua, mejillas y otras zonas que por más insignificantes que creamos que son, pueden ser un caldo de cultivo para infecciones, las que la madre puede traspasar directamente a su hijo.

Si el embarazo es planeado, es una buena idea visitar al dentista antes de la concepción para asegurar que estemos en buena forma. En caso de ser fortuito, una consulta al odontólogo apenas recibimos un resultado positivo puede ayudarnos a un sano proceso de gestación.

A partir de un examen completo y considerando nuestro historial dental anterior, el dentista podrá pesquisar posibles problemas y guiarnos acerca del cuidado ideal para nuestra boca, la que de seguro incluirá el uso de cepillo, crema dental, hilo y un enjuague que no incluya alcohol.

Ante la aparición de cualquier problema (la gingivitis suele presentarse con más frecuencia durante el embarazo,) será necesario consultar inmediatamente, evitando que cualquier infección tome forma, previniendo la toma de antibióticos y procedimientos invasivos.

Imagen: Dentalpalomeque

Deja un comentario