La importancia de la educación preescolar

Muchos padres retrasan la entrada de los niños al jardín de infancia hasta los cuatro o cinco años, privándoles de una experiencia no sólo educativa, sino que también social y que les ayudará a desarrollar una serie de habilidades.

Preschool Lo ideal es que los chicos comiencen a asistir a una guardería o jardín de infancia a partir de los dos años, cuando ya son capaces de integrarse al juego grupal. En algunos países la asistencia la educación preescolar es obligatoria, reconociendo la importancia que ésta tiene.

El jardín de infancia o nido está basado en el aprendizaje a través del juego, permitiendo que el niño vaya expresando intereses a través del uso de herramientas sencillas como el arte, la música, los deportes, etc.

Además, allí adquieren las primeras nociones de materias que les serán útiles una vez que entren a la escuela; contar, reconocer letras, crear historias, entender algunos fenómenos naturales, entre otras cosas, llegando mejor preparados a la primaria.

Las actividades del día van de acuerdo a un horario que les permita mantenerse concentrados y entretenidos. Así van pasando por diferentes “rincones,” cada uno dedicado a trabajar una actividad específica, permitiendo además que los niños elijan lo que más les agrada a través del juego libre.

En el jardín de infancia no existen calificaciones, pero las educadoras realizan evaluaciones de los progresos del niño para analizar junto los padres las áreas a reforzar y además informarles sobre el desarrollo social y emocional que ven en los chicos, los que normalmente están divididos en grupos según edad.

Imagen: Stjosehphgs

Deja un comentario