La hora del baño

El baño proporciona la higiene necesaria al pequeño, pero además es un  momento muy placentero; tanto para el bebé como para la mamá. Veamos, paso a paso, cómo llevar a cabo este “ritual” cotidiano.

www.diariocorreo.com

Cuando vayamos a sumergir al niño en la bañera, apoyemos su cabeza en el hueco de nuestro brazo, sosteniendo a un mismo tiempo la parte exterior de su hombro con la mano. Pasemos el otro brazo por debajo de sus nalgas y sujetémosle por un muslo.

Sumerjamos al pequeño en el agua, empezando por los pies.

El momento de lavar la cabeza Es algo que los niños no suelen agradecer mucho. Para hacerlo sin problemas, mantengamos al pequeño en posición horizontal, apoyando la cabeza en el hueco de nuestro brazo. Después, enjabonémosle La cabeza con mucha delicadeza.

Lavémosle el resto del cuerpo con una esponja natural. Limpiémosle con mucho cuidado todos los “plieguecitos” de su cuerpo. Es muy importante que no realicemos en el agua movimientos bruscos con el niño, que podría asustarse y ponerse a llorar.

Para lavarle la espalda, cojamos al niño por la parte exterior de su hombro, pasando nuestro brazo por delante de su pecho. El niño se sentirá protegido.

Finalmente, saquemos al pequeño e la bañera con mucho cuidado. Después, tendamos al niño sobre el cambiador y envolvámosle en una toalla, que también utilizaremos para secar el interior de los pliegues de su piel.

Deja un comentario