La hipoterapia en el tratamiento de los niños autistas

Parecen vivir en un mundo paralelo donde sólo hay lugar para una persona. El autismo es una condición que los médicos aún no han podido desentrañar y aunque no conlleva problemas físicos peligrosos para la vida del niño, les priva de la riqueza del contacto humano.

hipoterapia

Imagen: masqsalud

Existen muchas terapias dirigidas a los pequeños que padecen de este mal que afecta a cuatro de cada mil niños en el mundo, la mayoría de ellas centradas a permitir que los chicos expresen alguna forma de comunicación con el ambiente, haciendo de cada pequeño logro una gran alegría.

Pero no sólo los padres y terapeutas son los encargados de llevar a cabo los procesos de rehabilitación para los chicos autistas, sino que los animales han demostrado increíbles habilidades para que ellos se abran al mundo. La hipoterapia es uno de los métodos más utilizados.

Se realiza a través de caballos especialmente entrenados para ellos, con instructores que supervisan las sesiones. A través de los movimientos que realiza el caballo, se estimulan diferentes partes del cuerpo del paciente, el que no sólo responde de manera física, sino que logra un lazo emocional con aquel animal que le ayuda.

Los avances que se ven en chicos autistas tratados con hipoterapia son asombrosos. Aprender a responder a estímulos, concentrarse en actividades, enfocar conductas positivas a las tareas del día a día y, quizá lo más importante para las familias, entregar afecto de manera directa, a veces no con un te quiero o palabras cariñosas, pero con una mirada que vale oro en el caso de un niño que antes rehuía el contacto visual.

En la mayoría de las ciudades existen centros dedicados a la terapia con caballos, la que además es útil para otro tipo de problemas físicos y mentales, siendo hoy una forma válida de rehabilitación y desarrollo tanto para niños como adultos.

Deja un comentario