La epidural

La anestesia epidural es la técnica más conocida y utilizada hoy en día para aliviar el dolor de las contracciones durante el parto. Consiste en administrar anestesia en la zona lumbar de la espalda. Normalmente, su efecto se nota al cabo de unos minutos y su acción es gradual ya que tiene que alcanzar distintas zonas del cuerpo.

Las ventajas son varias. En primer lugar reduce el dolor de las contracciones sin bloquear ninguna de las facultades mentales de la madre. Además, evita el uso de otros anestésicos en caso de necesitar una episiotomía. Por último, si una cesárea fuera requerida, se puede utilizar el mismo catéter de la epidural para administrar la anestesia.

Por el contrario, sus detractores opinan que con la epidural la madre pierde la capacidad de empujar durante el expulsivo y, en ocasiones, hace necesaria la utilización de forceps. Aun así, la epidural se aplica en cerca del 80% de los partos.

Como para todo, la mujer debe estar bien informada sobre sus opciones y conocer bien los pros y los contras de cada opción para poder realizar la elección que crea más conveniente. Al fin y al cabo, ella es la que que debe elegir cómo quiere que su bebé venga al mundo.

Deja un comentario