La enuresis

Muchas veces, en la guardería o en casa, nuestro hijo o hija, cuando ya controlaba el ir al baño para hacer pipí, se ha hecho pipí encima y le hemos preguntado el por qué sin obtener respuesta.

Eso que ha sucedido suele llamarse enuresis, que es la micción involuntaria en niños en edad de haber conseguido el control de esfínteres, es decir, que se hacen pipí cuando ya lo tenían controlado.

Por norma general, el niño en torno a los 4 ó 5 años domina voluntariamente el control de  esfínteres. La enuresis no debe por tanto considerarse como una alteración o un problema grave hasta después de los 6 años.

La enuresis casi siempre es nocturna, aunque hay casos de enuresis diurna y mixta. La incontinencia urinaria raras veces se debe a lesiones o anomalías orgánicas, asociándose su origen a factores psicológicos.

Es conveniente distinguir entre la enuresis primaria en la que el niño no ha llegado a alcanzar el hábito de la limpieza y la enuresis secundaria en la que después de un período en el que el niño ha controlado voluntariamente la emisión de orina, pierde ese control y regresa a la fase anterior.

El tratamiento de la enuresis, una vez descartadas las causas de origen médico y/o anatómico, puede basarse en estrategias motivacionales como el refuerzo social a la conducta adecuada (levantarse seco), así como en estrategias tales como la reducción de la ingesta de líquidos previa al sueño, hacer pis antes de ir a dormir, etc.

La enuresis aparece muchas veces asociada a pesadillas, terrores nocturnos y ansiedad, y es más frecuente en los niños que en las niñas.

Deja un comentario