La diarrea en bebés

Entre los niños más pequeñitos, la diarrea es un trastorno bastante frecuente que, muchas veces, es infravalorado por las mamás. Sin embargo, y especialmente si va acompañada de vómitos, la diarrea debe tratarse de forma adecuada, ya que, de lo contrario, puede constituir un verdadero problema para el niño.

La diarrea consiste en una excesiva pérdida de líquidos a través de las heces, debido, normalmente, a la presencia de virus o bacterias en el intestino, que actúan provocando una inflamación. Como consecuencia, el aparato digestivo ya no puede absorber el agua de los alimentos y la elimina junto con las heces.

Estos microorganismos también pueden estar presentes en el estómago, provocando vómitos y una posterior pérdida de líquidos. En este caso, se habla de una gastroenteritis.

Cuando afecta a los niños, la diarrea debe vigilarse atentamente: el organismo de los pequeños contiene una cantidad de líquidos más elevada que el de los adultos y elimina el agua con mayor rapidez.

Con la llegada del buen tiempo, disminuyen las infecciones de origen vírico, pero aumentan las bacterianas. Es el caso, por ejemplo, de la Salmonella, que se desarrolla en los alimentos cuando hace mucho calor.

Deja un comentario