La cena de los Reyes Magos

En muchas casas es tradición prepararles a los Reyes Magos unos platitos para que puedan comer algo y para agradecerles por los regalos que nos traen a todos, así como agua para los camellos.

En estas ocasiones, los niños son los que más quieren participar en la preparación de la comida y nosotros podemos hacerlos partícipes escogiendo recetas en las que nos puedan ayudar.

Por ejemplo, una receta en la que nos pueden ayudar es en hacer magdalenas nevadas, algo en lo que pueden participar casi al 100% ya que ellos mismos pueden triturar las magdalenas y ayudar a mezclar los ingredientes. Incluso en hacer un bizcocho nos pueden ayudar.

Esas pequeñas ayudad les sirven a los niños para sentirse útiles y también para enseñarles a agradecer con palabras y hechos lo que les traen los Reyes.

Incluso podemos proponerles que les hagan un regalito a los Reyes; no tiene que ser nada excepcional, puede ser un simple dibujo hecho a mano o bien coloreado por ellos mismos, algo en lo que se sientan orgullosos porque se verán como Reyes al llevar un poquito de felicidad a otras personas.

La alegría, a la mañana siguiente, cuando vean su comida mordisqueada, el agua de los camellos casi vacía y sin rastro de los regalos que ellos habían dejado será muy grande y es precioso ver sus caras en esos momentos, aunque algunos no se darán cuenta pero después preguntarán y se alegrarán de haber hecho algo que ha gustado a los Reyes Magos (y que podrán usar para escribir su carta el año que viene).

 

Deja un comentario