La alimentación del niño asmático

El asma es una condición que cada vez afecta a más niños en todo el mundo y limita considerablemente sus actividades, haciéndolos además propensos a enfermedades respiratorias y alergias.

Lo más importantes es que nuestro niño siga al pie de la letra el tratamiento y médicamente dispuestos por el pedíatra, pero también podemos colaborar con su salud desde casa, preocupándonos de su dieta.

Se ha demostrado que los niños asmáticos que siguen la llamada “dieta mediterránea” controlan o mejoran su situación. No creas que se tratan de alimentos raros, sino que de comidas bastante comunes como el pescado, legumbres, aceite de oliva, cereales frutas y vegetales frescos ricos en vitaminas A, C y E, además de incorporar productos con un alto contenido de fibra y antioxidantes.

Los niños que siguen la dieta mediterránea experimentan una disminución en sus síntomas además de estar más protegidos a la hora de enfrentar las enfermedades estacionales, las cuales suelen presentarse con más fuerza en pequeños con asma.

Otro efecto favorable son los beneficios a la hora de controlar alergias, ya que se sabe que las personas asmáticas son más propensas a reaccionar ante alérgenos en el aire, lo que provoca rinitis, ojos llorosos y una mayor cantidad de crisis respiratorias.

Aprovecha de implementar ésta dieta no sólo para tu niño con asma sino que también para toda la familia, ya que los beneficiará a todos, ayudándoles a mantenerse sanos y crecer fuertes.

Deja un comentario